Pasta

¿Cuándo hay que añadir la sal al agua al cocinar pasta? ¿Cuando hierve? ¿Antes? ¿Nunca?

Actualizado: Mié, 24/02/2016 - 12:59

Pongamos por caso que llevas idea de preparar un plato de pasta siguiendo su completo proceso culinario, nada de esos paquetitos pre-cocinados. Lo primero que has de hacer, estarás de acuerdo, es poner agua a hervir y, cuando entre en ebullición, añadir la pasta, hasta ahí seguro que coincidimos. Sin embargo, parece que no nos ponemos de acuerdo respecto al momento adecuado de añadir la sal. Asunto de otra índole, no de menor importancia, es si debemos o no añadir sal.

Hervir los espaguetis de tres o cuatro maneras distintas y luego mezclarlos en un mismo plato para obtener índices glucémicos distintos, nueva moda entre deportistas de resistencia

Actualizado: Vie, 29/11/2013 - 10:54

En una visita al Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat (Barcelona) alguien nos cuenta haber detectado una nueva moda entre maratonianos, ultrafondistas y triatletas: cocinar en tres o cuatro ollas distintas espaguetis con diferentes puntos de cocción –un poco crudos, en su punto, algo pasados, muy pasados– para luego mezclarlos en un mismo plato de cara a obtener índices glucémicos distintos y así beneficiarse de energía instantánea, que tarde más en liberarse, etc. a la hora de competir.

El consejo: Una fórmula magistral para los espaguetis

Actualizado: Lun, 26/10/2015 - 10:02

Pon a cocer en una cazuela un litro de agua por cada cien gramos de pasta que vayas a cocinar. Sólo cuando el agua esté hirviendo, añade 7 gramos de sal por cada 100 gramos de pasta. Echa la pasta y remueve bien durante los 3 primeros minutos para evitar que se pegue. Eso sí, respeta escrupulosamente el tiempo de cocción indicado en el paquete.

Pregunta con respuesta: ¿Es más sano tomar la pasta el “dente” o más hervida?

Actualizado: Mié, 18/11/2015 - 12:55

Cuando en cocina se utiliza el adjetivo “al dente” –que en italiano significa “al diente”– se quiere expresar que las verduras estén “crujientes” y ofrezcan cierta resistencia al ser mordidas o que la pasta tenga una consistencia firme (y lo mismo el arroz, aunque aquí se suele utilizar más la expresión “al punto”). Una cocción de la pasta más prolongada contribuye a que sea más digerible.
Suscribirse a Pasta