Publicidad

¿Se puede congelar el queso?

Actualizado: Vie, 04/11/2016 - 09:39

Para algunos, es un pecado capital. En opinión de otros, en cambio, no hay ningún inconveniente en congelar un queso curado, siempre y cuando esté bien envasado. Mención aparte merecen los quesos frescos que, al tener una elevada cantidad de agua, se cuartean y desmenuzan al descongelarse.

Dado que en internet es posible encontrar infinidad de posturas contradictorias, hemos querido someter este asunto a la consideración de Javier Aranceta,  presidente del comité científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria y profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad de Navarra.

“Los quesos semi-curados o curados se pueden congelar perfectamente. La única precaución, además de envolverlos correctamente, es sacarlos del congelador la noche anterior a ser consumidos y dejarlos en el refrigerador, ya que el queso cuando está frío tiene poco sabor y no huele”, argumenta el experto.

Eso sí, los quesos frescos y los quesos azules, al descongelarse, pierden su estructura original y ven alterada su textura, por lo que tienden a desmoronarse, aunque siguen siendo aptos para el consumo y pueden utilizarse para cocinar sándwiches, pasteles o pizzas. En cambio, los quesos curados y semi-curados no acostumbrar a dar estos problemas. Eso sí, “lo mejor es envasarlos en paquetes del tamaño que uno cree que necesitará. Es decir, si la familia está formada por tres personas –aconseja desde Bilbao este nutricionista–, hay que calcular porciones de congelación pensadas para una sentada de tres, pero también paquetes más grandes en previsión de recibir a amigos, de tal manera que el paquete descongelado pueda ser consumido más o menos al momento”.

“Si el queso se descongela unas cuantas horas antes y se deja secar fuera del envoltorio, queda estupendo”, promete Aranceta.

Por cierto, lo mejor para congelar el queso es envolverlo en papel de aluminio y colocarlo en una bolsa de congelación para eliminar el aire. En cuanto a si se puede volver a congelar el queso, es mejor evitarlo por el riesgo de proliferación de microorganismos. Sin embargo, si el queso descongelado se cocina, el alimento resultante puede ser congelado de nuevo.

 

Publicidad

Contenido relacionado