Publicidad

¿Es buena la fibra para el estreñimiento y otros problemas? ¿Es conveniente tomar pastillas de fibra?

Actualizado: Mié, 22/01/2014 - 21:55

Mireia nos envía la siguiente pregunta:

"He leído en una noticia que la fibra además de prevenir y tratar el estreñimiento presenta otras ventajas para la salud. ¿Vale la pena que me compre unas pastillas de fibra que venden en la tienda de dietética?".

Has leído bien: un suficiente consumo en la alimentación de fibra dietética (un componente característico de los alimentos de origen vegetal) no sólo puede prevenir sino que incluso puede tratar numerosos problemas digestivos como el estreñimiento. Aunque no hay pruebas claras sobre la efectividad de la fibra para tratar el estreñimiento, en enero de 2013, una revisión de la Asociación Americana de Gastroenterología indicó que "los potenciales beneficios terapéuticos de la fibra dietética, su bajo coste, su perfil de seguridad y otros potenciales beneficios para la salud justifican considerar los suplementeos de fibra, tanto como un suplemento estandar de fibra (Tabla 4) como a través de la dieta (Tabla 5), como el primer paso a considerar en pacientes con estreñimiento crónico, particularmente en atención primaria" (puedes ver las tablas en el citado documento).

La fibra dietética, puede además reducir las posibilidades de padecer desde enfermedades del corazón hasta algunos tipos de cáncer. Un reciente estudio ha concluido que el papel de la fibra dietética para prevenir el cáncer de colon es “convincente”. No obstante, la inmensa mayoría de los beneficios de la fibra se observan cuando la consumimos con el alimento entero y no en forma de pastillas, suplementos o similares. En resumen, no compres las pastillas y, en su lugar, come más frutas, hortalizas, cereales integrales, legumbres y frutos secos.

Aumentando el consumo de fibra
Siguiendo las indicaciones recogidas por MedlinePlus de la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU en el artículo Alimentos ricos en fibra, la recomendación es que la fibra dietética ingerida mediante los alimentos ascienda de 25 a 35 gramos al día. Sin embargo, al pasar a una dieta más rica en fibra conviene que aumentes lentamente la cantidad de fibra, observando las reacciones que se producen en tu cuerpo ya que “si presenta distensión abdominal o gases, probablemente ha comido demasiada (fibra) y necesita reducir la cantidad de durante unos días”.

En el artículo de MedlinePlus los autores1 recuerdan que el cuerpo “no puede digerir la fibra, así que ésta pasa a través de los intestinos rápidamente”. Asimismo, la fibra vegetal aporta volumen a la dieta y dado que hace sentirse lleno más rápidamente, puede ayudar a controlar el peso” algo que mostró el Consenso Español de Prevención y Tratamiento de la Obesidad: “Aumentar el consumo de fibra a partir de alimentos de origen vegetal puede evitar la ganancia de peso en adultos sanos (recomendación de grado B)”. Por otra parte, aunque como las dietas ricas en fibra pueden ayudar con el estreñimiento hay que tener cuidado si se padece diverticulitis, pues “algunos tipos de fibra pueden empeorar sus síntomas”. El artículo proporciona un rico sumario de alimentos ricos en fibra, que se puede resumir en priorizar el consumo de alimentos de origen vegetal, a saber: frutas frescas, verduras y hortalizas, así como legumbres, frutos secos y cereales integrales (pan, pasta, arroz u otros cereales como el mijo o la avena).

Reciba un cordial saludo,

Equipo de Comer o no Comer

Babio N, Balanza R, Basulto J, Bulló M, Salas-Salvadó J. Dietary fibre: influence on body weight, glycemic control and plasma cholesterol profile. Nutr Hosp. 2010 May-Jun;25(3):327-40.

Bharucha AE, Pemberton JH, Locke GR 3rd. American Gastroenterological Association technical review on constipation. Gastroenterology. 2013 Jan;144(1):218-38.

Threapleton DE, Greenwood DC, Evans CE, Cleghorn CL, Nykjaer C, Woodhead C, et al. Dietary fibre intake and risk of cardiovascular disease: systematic review and meta-analysis. BMJ. 2013;347:f6879.

MedlinePlus. Alimentos ricos en fibra. 2012. En línea: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000193.htm

Publicidad

Contenido relacionado