La diferencia entre digo y Diego

Actualizado: Mar, 04/11/2014 - 09:45

En ocasiones, un mismo alimento puede dar lugar a varias “versiones”, más o menos sanas. Esto ocurre, por ejemplo, con el pavo. En principio, se trata de una carne magra, rica en proteínas (23%), fácil de digerir y con un bajo contenido en grasa y colesterol. Sin embargo, el fuet de pavo, uno de sus derivados, “contiene cantidades importantes de grasa oculta y puede llevar otros componentes como féculas que aumenten el contenido de calorías”, señala el dietista y nutricionista Jaime Giménez.

Algo parecido ocurre con la soja, una legumbre, de la que procede el tofu, con un elevado contenido en proteínas que se presta a elaboraciones tan diversas como acompañamiento de ensaladas o ingrediente para rellenos. En cambio, la salsa de soja suele tener como primer ingrediente el sodio y, en ocasiones (como en el caso de la que comercializa “Heinz”), el azúcar moreno, el jarabe de glucosa-fructuosa y, ya en tercer lugar, el extracto de soja. Es decir, la soja es recomendable, pero no así salsa de soja.

Publicidad

Contenido relacionado