Publicidad

Regálese “Adelgázame, miénteme”, de Juan Revenga

Actualizado: Lun, 30/03/2015 - 12:40

¿Recomiendo el nuevo libro de Juan Revenga (@juan_revenga) porque es mi amigo? Desde luego, faltaría más. Pero también lo hago porque me ha encantado, y porque es un libro muy pero que muy necesario. 

¿Recomiendo el libro para que Juan se haga millonario? Ojalá. Pero puedo asegurarles, con cinco libros a mis espaldas, que ni en sueños Juan ganará mucho dinero gracias a las ventas del libro. Juan ha escrito su libro sin ansias de forrarse, porque en tal caso no encontraríamos en sus páginas frases como las que siguen:

“[…] en este volumen no vas a encontrar ningún tipo de planteamiento que dé a entender que adelgazar es fácil; ni ninguna combinación secreta de alimentos que así lo promueva. Tampoco vas a encontrar ninguna lista de ingredientes, nutrientes o suplementos que lo faciliten”. 

“[…] tampoco propondré soluciones milagrosas, ni te enseñaré los secretos del Método Revenga o algo parecido para adelgazar. No lo haré porque ni existe ni, te lo prometo, existirá, al menos si de mí depende”. 

Juan lo ha escrito, entre otros motivos, para que sepamos cazar “métodos milagrosos que se venden para ayudarnos en el adelgazamiento” y también para “ayudarte a reconducir tus hábitos de vida para que aceptes y te sientas recompensado por elegir los más beneficiosos en lugar de los actuales”. Es decir, para mejorar la salud pública. Además, y no menos importante, nos propone una muy juiciosa lista de consejos para abordar con sentido común (y con ciencia) el exceso de peso. Súmenle un magnífico prólogo de José Manuel López Nicolás (@ScientiaJMLN), que nos regala verdades como “las ‘mentiras adelgazantes’ están poniendo en peligro nuestro estado nutricional y, por tanto, la salud de todos”. ¿Quién da más?

“Adelgázame, miénteme” aporta conocimientos que no están en ningún otro libro y que no se enseñan en universidad alguna. Por si lo anterior fuera poco, Juan nos saca unas cuantas carcajadas la mar de saludables (aquí no añadiré extracto alguno, para no quitarles el gusto de leer sus ocurrencias por primera vez), nos deja boquiabiertos con relatos dignos de enmarcar y decora el libro con frases que algún día serán aforismos, como la que sigue: “Un título oficial no hace a las personas ni mejores ni peores, simplemente certifica que han superado unas pruebas que evalúan unos conocimientos y que nada o poco tienen que ver con la ética profesional”. ¿Qué les parece? Pues aún hay más: “Los charlatanes de hoy en día, los que nos engañan con lo que nosotros queremos oír, muchas veces visten bata blanca”. 

En fin, me veo obligado a dejar aquí este escrito, porque acabaría por transcribir todo el libro, letra por letra. Lo dicho: regálese “Adelgázame, miénteme”. Se hará un favor.

Publicidad

Contenido relacionado