Publicidad

Alimentos que podrían ayudar a prevenir el cáncer, según un estudio que aplica el principio de precaución

Actualizado: Mar, 29/07/2014 - 17:46

¿Se reduce el riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer reduciendo o evitando el consumo de productos lácteos, bebidas con alcohol o carnes? ¿Se podría reducir este riesgo consumiendo más soja? ¿Y tomando más frutas y verduras?  Si bien la evidencia científica no es lo suficientemente contundente al respecto, un reciente estudio titulado Applying the Precautionary Principle to Nutrition and Cancer1aboga por no esperar a tener datos concluyentes alegando que “las personas que toman a diario decisiones dietéticas no pueden esperar a la evolución del consenso científico. Para protegerse a sí mismos y a sus familias, tienen que actuar según la mejor evidencia científica disponible”.

Así, los autores del citado estudio proponen la aplicación  del principio de precaución, un concepto que postula que, en casos de riesgo, no se debe posponer la aplicación de medidas por no disponer de conclusiones científicas completas sino que se debe actuar conforme a los mejores datos disponibles, aunque no sean concluyentes. Este principio –como también explican los autores del estudio- es de común uso en toxicología y en medio ambiente y, por ejemplo, es invocado, asimismo, por la Unión Europea en determinados casos.

La cuestión –añaden los autores– es que aunque existen estudios científicos que han clarificado muchos aspectos de cómo los alimentos afectan al riesgo de padecer cáncer –y, en consecuencia, se ha solicitado a las instituciones que lideran la salud que hagan las recomendaciones pertinentes– hay otras áreas en la ciencia de la nutrición en las cuales no existen evidencias suficientes, lo que no quita para que con los datos disponibles se pueda hacer una recomendación sin esperar más, siguiendo, en todo caso, el principio de precaución.

En concreto, el estudio identifica seis áreas en las cuales la dieta podría influir en el riesgo de padecer cáncer, por más que, como ya se ha comentado, no se trate de “casos cerrados” y de evidencias concluyentes al 100%. A saber: limitar o evitar el consumo de productos lácteos puede reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata; limitar o evitar el consumo de alcohol puede reducir el riesgo de padecer cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, colon, recto y pecho; evitar la carne roja y procesada puede reducir el riesgo de padecer cáncer colon y recto; evitar carnes asadas, fritas y hervidas puede reducir el riesgo de cáncer de colon, recto, pecho, próstata, riñón y páncreas; el consumo de productos de soja durante la adolescencia puede reducir el riesgo de cáncer de pecho siendo adulto y reducir el riesgo de recurrencia y mortalidad en mujeres que han padecido previamente cáncer de pecho; finalmente, consumiendo más frutas y verduras se reduce el riesgo de padecer diversas formas comunes de cáncer.

En cada una de estas áreas, se propone una sugerencia dietética sobre el consumo del alimento y su relación con el riesgo descrito, se presenta un sumario de evidencias, y se recogen ventajas y desventajas más allá de las relacionadas directamente con el cáncer. A continuación, resumimos la información sobre las seis áreas a que se refiere el estudio, haciendo hincapié en cada caso en la sugerencia dietética, en las ventajas y en los contras (que, como se verá, se refieren a cuestiones que van más allá del riesgo de desarrollar esta enfermedad). Por una vez, no exponemos el sumario de evidencias científicas, dada su extensión, para el cual recomendamos a los interesados consultar el original y así a la vez acceder a la información completa de todos los puntos:

LECHE Y PRODUCTOS LÁCTEOS

  • Sugerencia dietética: Reducir o suprimir el consumo de productos lácteos puede disminuir el riesgo de padecer cáncer de próstata.
  • Ventajas: Limitar la ingesta de grasas saturadas y colesterol procedente de productos lácteos puede disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La mayoría de personas (aproximadamente el 70% de la población mundial) tienen hipolactasia (lo cual implica una deficiencia de lactasa en la mucosa intestinal) tras el destete, lo que suele traducirse en dificultades para digerir la lactosa. Para las personas afectadas, especialmente quienes padecen otras dolencias gastrointestinales, evitar el consumo de productos lácteos puede reducir los síntomas asociados con los problemas digestivos. 
  • Desventajas: Limitar o excluir la leche y los productos lácteos puede reducir la ingesta de calcio cuando se depende de ellos como principal fuente de este mineral. Esta cuestión es relevante no solo para la integridad de los huesos sino también como prevención del cáncer colorrectal. Altos niveles de consumo de calcio (o leche) no han demostrado mejorar la salud de los huesos significativamente. No obstante, el calcio es esencial en la dieta y puede ser obtenido mediante el consumo de verduras de hoja frondosa (como las espinacas), con las legumbres y con alimentos que aporten calcio enriquecido que no sean productos lácteos.

BEBIDAS ALCOHÓLICAS:

  • Sugerencia dietética: Limitar o excluir el alcohol puede reducir el riesgo de padecer cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, colon y recto, y pecho.
  • Ventajas: Excluir el alcohol previene inconvenientes asociados, incluso, con un consumo moderado. Entre la lista de inconvenientes figuran: cirrosis y carcinoma hepatocelular, pancreatitis, complicaciones en el embarazo, obesidad, accidentes y suicidio.
  • Desventajas: Pese a que algunos estudios apuntan que el consumo "moderado" del alcohol (máximo de una bebida al día para las mujeres y de dos para los hombres) se asocia, según los autores, con la reducción del riesgo de padecer episodios cardiovasculares y alzheimer, lo cierto es que, como se amplía en el texto "Cuanto menos alcohol, mejor. Cuanto más, peor. Y no hablo del orujo…", publicado en "Comer o no comer" esta relación no solo es incierta, sino que las ventajas de la disminución del consumo de alcohol superan con creces cualquier hipotético beneficio.

CARNES ROJAS Y PROCESADAS:

  • Sugerencia dietética: Excluir la carne roja y procesada puede reducir el riesgo de padecer cáncer de colon y recto.
  • Ventajas: Excluir la carne roja y procesada también puede reducir la posibilidad  de padecer diabetes, hipertensión, derrames cerebrales y enfermedades cardiovasculares.
  • Desventajas: La carne roja es una fuente concentrada de proteínas, hierro y zinc. No obstante, se pueden obtener ingestas adecuadas de estos mismos nutrientes bastante fácilmente en una variedad de dietas vegetarianas.

CARNES COCINADAS A ALTAS TEMPERATURAS:

  • Sugerencia dietética: Excluir carnes asadas, fritas y hervidas puede reducir el riesgo de padecer cáncer de colon, recto, pecho, próstata, riñón y páncreas. En este contexto, carne se refiere a carnes rojas, avícolas y pescado.
  • Ventajas: Excluir carnes asadas, fritas y hervidas puede reducir la ingesta de grasas saturadas y colesterol, reduciendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Desventajas: No hay desventajas en evitar el consumo de carnes cocinadas a altas temperaturas.

PRODUCTOS DE SOJA:

  • Sugerencia dietética: El consumo de productos de soja durante la adolescencia puede reducir el riesgo de padecer cáncer de pecho durante la edad adulta. También puede ayudar a reducir el riesgo de recurrencia y mortalidad en mujeres previamente tratadas de cáncer de pecho.
  • Ventajas: Los productos elaborados a base de soja a menudo sirven como sustitutos de la carne y productos lácteos y pueden, por consiguiente, reducir el riesgo de enfermedades coronarias del corazón. El consumo de productos de soja también ha sido relacionado con la mejora de la salud de los huesos y la reducción del riesgo de fracturas en las mujeres.
  • Desventajas: El consumo en grandes cantidades de concentrados de proteína de soja se asocia en ocasiones con un incremento del factor de crecimiento insulínico tipo 1, un efecto también visto en los productos lácteos, lo que sugiere una preferencia por el consumo de alimentos de soja tradicionales antes que por concentrados de proteína de soja (como pastillas y polvos).

FRUTAS Y VERDURAS:

  • Sugerencia dietética: Enfatizar el consumo de frutas y verduras en la dieta muy probablemente reducirá el riesgo de padecer varios tipos muy comunes de cáncer.
  • Ventajas: Las frutas y verduras tienen efectos saludables más allá de la prevención del cáncer. Un meta-análisis de 12 estudios ha encontrado que comer más de cinco raciones de frutas y verduras a diario reduce el riesgo de padecer diversas enfermedades coronarias. En general, el consumo de frutas y verduras ha sido relacionado con la reducción del riesgo de padecer un derrame cerebral, hipertensión y diabetes de tipo 2.
  • Desventajas: No hay desventajas para la gente sana en comer más frutas y verduras.

~~~~~~~

1.- Joseph F. Gonzales R.D., Neal D. Barnard M.D., David J.A. Jenkins M.D., Ph.D., Amy J. Lanou Ph.D., Brenda Davis R.D., Gordon Saxe M.D., Ph.D. & Susan Levin M.S., R.D. (2014) Applying the Precautionary Principle to Nutrition and Cancer, Journal of the American College of Nutrition, 33:3, 239-246, DOI: 10.1080/07315724.2013.866527

Publicidad

Contenido relacionado