Publicidad

Consejo: mejora dieta y actividad física al mismo tiempo

Actualizado: Sáb, 31/08/2013 - 13:13

La escuela de medicina de la prestigiosa universidad estadounidense de Harvard, basándose en un estudio de la también prestigiosa universidad de Stanford del mismo país, en una entrada publicada en su web defiende que mejorando la dieta y la actividad física al mismo tiempo hay más probabilidades de lograr los objetivos perseguidos.

Alguien podría pensar que, cuando se trata de hacer cambios, es mejor ir de uno en uno… pero el estudio viene a demostrar que cuando alguien se propone poner en práctica un estilo de vida más saludable se obtienen beneficios más duraderos si una mejora de la dieta va acompañada de un incremento de la actividad física, todo ello sin necesidad de realizar grandes cambios de la noche a la mañana. 

El estudio de la Universidad de Stanford se realizó sobre 200 personas de más de 40 años cuyas dietas y actividad física estaban bajo los estándares considerados saludables. Los participantes deseaban mejorar su estilo de vida, sin estar específicamente interesados en perder peso. De manera aleatoria, se crearon cuatro grupos:

  • “Dieta primero”: durante cuatro meses, este grupo fue aleccionado con todo tipo de consejos sobre la manera de nutrirse. A continuación, sus integrantes recibieron por espacio de ocho meses todo tipo de recomendaciones tanto sobre nutrición como sobre ejercicio físico.
  • “Ejercicio primero”: este grupo fue asesorado a lo largo de cuatro meses sobre algunas maneras de mejorar la actividad física. Como en el anterior grupo, posteriormente a sus miembros se les impartió durante ocho meses consejos conjuntos de nutrición y ejercicio.
  • “Dieta y ejercicio simultáneo”: este grupo recibió íntegramente durante doce meses consejos sobre nutrición y ejercicio.
  • “Grupo de control”: recibió doce meses de consejos sobre reducción del estrés.

Para todos los grupos, los objetivos de ejercicio fueron incrementar una actividad física moderada hasta convertirla en vigorosa unos 150 minutos cada semana. Los objetivos de dieta consistieron en incorporar de cinco a nueve raciones diarias de frutas y verduras y reducir la ingesta de grasas saturadas a un 10% del total de las calorías consumidas.

Los resultados
El grupo de control no consiguió cumplir ninguno de los objetivos. Los integrantes del grupo “Dieta primero” logaron los objetivos nutricionales. Los componentes del grupo “Ejercicio primero” tuvieron éxito con los objetivos de ejercicio. Únicamente los miembros del grupo “Dieta y ejercicio simultáneo” consiguieron superar los dos objetivos establecidos.

Cómo cambiar el estilo de vida
En la misma información, se recogen unas consideraciones de la directora de nutrición de Harvard, Kathy McManus, sobre la manera de emprender cambios hacia un estilo de vida más saludable. McManus destaca que “el paciente es realmente el mejor experto sobre su propio cambio. Nosotros somos especialistas en medicina pero los pacientes son expertos en su comportamiento”. Asimismo, explica que “cada individuo tiene su propio estilo de vida y precisa de un plan individualizado para cambiarlo”.

Y… ¿cómo actúan al respecto en el departamento de Harvard? MacManus explica que “no funciona decirle simplemente a la gente lo que puede hacer, necesita hacer o debería haber hecho”. Sobre este particular añade lo siguiente: “tratamos de crear un diálogo con el paciente, desarrollando conexiones sobre aquello que le importa y por qué le importa, entendiendo y empatizando, usando frases como ‘alguna gente se ha beneficiado de…’ o ‘podrías considerar…’. Una vez que el paciente se siente escuchado también está más abierto a comunicarse”, confirma.

MacManus asevera que siguiendo esas pautas, y con el tiempo, los pacientes “dan más importancia al comportamiento saludable y muestran más confianza en su habilidad para realizar cambios en su estilo de vida”, algo muy relevante ya que, según asegura, “sin confianza, los cambios en el comportamiento son pequeños”.

Publicidad

Contenido relacionado