Dukan ha sido expulsado del colegio de médicos francés pero…¿qué ha sido de los dukanettes y de los dukanianos?

Actualizado: Mar, 04/02/2014 - 10:29

Aquella historia que empezaba con “érase una vez…” y que terminaba con los felices adelgazantes comiendo perdices (pero sin poder mojar pan, porque estaba prohibido…) ha tenido un epílogo inesperado: el señor que se inventó el cuento, Pierre Dukan, ha sido castigado cara a la pared. Pero…¿qué ha pasado con los dukanettes y los dukanianos?

¿Qué ha sido de aquella guardia pretoriana de Dukan que tomaba al asalto cualquier artículo crítico con su dieta cuando estaba en la cresta de la ola? ¿Qué ha ocurrido con aquellos indignados adelgazantes que ponían el grito en el cielo cada vez que alguien se atrevía a sugerir que las dietas hiperproteicas no eran la panacea para adelgazar (es decir, para perder peso y no volver a recuperarlo)? ¿Qué ha sucedido con aquellas fotos y vídeos que colgaban los dukanianos en Twitter, Facebook y Youtube para expresar su radical trasformación, a la altura en ocasiones de “El increíble hombre menguante”, la novela de Richard Matheson? ¿Han engordado desde 2010, fecha en la que se publicó ¿No consigo adelgazar”, “la dieta definitiva para perder peso y no volver a recuperarlo” (sic)? ¿Siguen comiendo salvado de avena cuatro años después? ¿Restablecieron, finalmente, el bienestar intestinal con los cubitos que les vendía el señor Dukan contrareembolso? ¿En qué ha quedado aquella leyenda urbana que sugería que las dietas hiperproteicas se habían convertido en un negocio tan descomunal que daba incluso para pagar a opinadores profesionales que copaban el espacio que gentilmente ceden los periódicos, las revistas y las webs debajo de cada artículo para que los lectores se manifiesten?

Pues bien, lo que ha sucedido es que conforme las principales asociaciones de referencia del mundo se han ido posicionado en contra de la dieta Dukan, sus seguidores también se han encogido… Pero haberlos, haylos... A continuación, reproducimos algunos comentarios de “dukanianos” tras publicarse que el artífice de la dieta que, según parece, han seguido 40 millones de personas en el mundo entero (al parecer, 13 millones de mujeres y hombres compraron su libro, que luego dejaron a familiares y allegados) ha sido expulsado del colegio de médicos francés. Veamos:

“Seguramente que el famoso régimen Dukan no es la panacea contra la obesidad, pero qué me dicen de tantas y tantas pseudoclínicas que se están forrando a costa de los obesos y están regidas por médicos que no saben que esos regímenes que aconsejan a sus pacientes no son para nada efectivos. Claro que el régimen de Dukan cuesta 6 euros si te compras el libro (…) mientras que por 6 euros no tienes ni para la primera visita a esas consultas naturistas/médicas/gastronómicas, que les ocasionó una reducción de sus pingues ingresos”. Firmado por Juan Castillo en “El Mundo”.

 “Ahora es cuando sé de la poca ética de la medicina de hoy en día. A la mayoría de los médicos y los que mecen la cuna, les interesan más los dividendos económicos que la salud de las personas (…) Si Hipócrates levantase la cabeza se volvía a morir del disgusto. Qué deshumanizada está la humanidad. Pagaremos caro el pecado de la usura y esa perfidia de aprovecharse de la salud de las personas para lucrarse codiciosamente”. Firmado por Manuel007 en “Público”.

Terminamos recordando que “la materia ni se crea ni destruye, solo se trasforma”, lo que explica que muchos de los antiguos dukanettes y dukanianos formen hoy día en las filas de la dieta paleolítica que defiende sus mismos postulados, de la misma manera que Dukan redactó los suyos a partir del legado que dejó Robert Atkins (quien, por cierto, según el informe médico publicado por The Wall Street Journal, pesaba 116 kilos en el momento de su fallecimiento, por lo que según los estándares actuales falleció siendo “clínicamente obeso”…).

Aunque el artículo acaba aquí, si te has quedado con hambre un poco más abajo te dejamos el postre.

¿Qué opinan los expertos de la dieta Dukan?

  • “Es un método fraudulento e ilegal, que no sirve para adelgazar y supone un riesgo para la salud pública”, Asociación Española de Dietistas Nutricionistas (AEDN). 
  • “No existen pruebas científicas para asociar el  consumo de proteínas con ventajas en el control del peso corporal”, Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés: European Food Safety Authority).
  • “Se trata de otra de esas dietas inventadas por un individuo carismático que hace un montón de promesas y aporta un montón de testimonios pero que no se basa en ningún dato científico”, Comité de Nutrición de la Asociación Americana del Corazón (AHA).
  • “Es el último invento de los que se hacen ricos a costa de tu apetito (...). Su éxito radica en una feroz campaña de marketing, una web interactiva y el respaldo de famosas, pero en el fondo sólo es una dieta hiperproteica y desequilibrada”, Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).
  • “Es un método poco serio, dado que no está respaldado por resultados científicos sólidos. Eliminar algún grupo de alimentos no es aconsejable. Esta dieta es tan confusa, que muchos seguidores podrían equivocarse y seguir un enfoque de dieta-proteína, similar a la dieta de Atkins, con los peligros asociados reconocidos”, Asociación Británica de Dietética (BDA). 
  • “Puede comportar desequilibrios nutricionales y ser altamente arriesgada. (...) El 95% de las personas que siguen estas dietas vuelven a subir de peso tan pronto como dejan de seguirlas, y algunas veces llegan a pesar más que antes de comenzarlas”. Agencia Francesa para la Seguridad Alimentaria, del Medio  Ambiente y Ocupacional (ANSES).
  • “Es simplemente otra dieta de moda (...) que puede ser arriesgada a largo plazo. No tiene sentido en base a la ciencia que conocemos”, Asociación Americana de Dietética (ADA).

 

 

Publicidad

Contenido relacionado