Publicidad

Mitos de las dietas milagro: bolas de algodón empapadas en zumo de naranja

Actualizado: Mié, 23/10/2013 - 12:05

Parece ser que hay modelos que sumergen bolas de papel en zumo de naranja para sentirse llenas y no ganar peso
Hay varios libros de recetas publicados por estrellas de la pasarela en los que se explica cómo cocinar sin carbohidratos
Comer papel higiénico, kleenex o celulosa no aporta nada bueno al cuerpo, sino que puede llegar a conseguir que una persona pierda los papeles, hasta convertir a su inteligencia en un producto de desecho, difícilmente reciclable…

En junio de este año la modelo Bria Murphy (hija del famoso actor Eddie Murphy) saltó a la palestra para denunciar la extravagante forma de no pasar hambre que usan sus compañeras de pasarela cuando no quieren ganar peso: ingerir bolas de algodón empapadas en zumo de naranja. 

He aquí lo que declaró esta joven de 23 años al programa “Good Morning América” sobre lo que, parece ser, se lleva ahora en el superfashion mundo de la moda:

(…) “He oído hablar que hay modelos que comen bolas de algodón con zumo de naranja. Lo sumergen en el jugo y luego se comen las bolas para ayudar a sentirse llenas. El algodón no hace nada. Simplemente se disuelve. Te hace pensar que estás llena, pero en realidad no lo estás”, confesó, como si tuviera conocimiento de causa…

En la web de “ABC” se aportaban más detalles sobre este nuevo desvarío al relacionar esta practica con la delirante teoría que detalla Kirstie Clements (la ex editora de la revista “Vogue” en Australia, de la que se comenta que ha escrito esta obra como venganza por ser despedida…) en su libro “The Vogue factor”, donde cuenta cómo las modelos mastican pañuelos de papel, llegándoselos incluso a comer para sentirse llenas.

Clements también explicó que cuando una modelo comienza a despuntar en Australia y quiere hacer carrera en el extranjero, se somete a estrictas dietas para bajar dos tallas y alcanzar así, lo que en la jerga de “Vogue” se denomina como “delgado tipo París”. Algo sobre lo que también abundaba en septiembre de 2013 la ex modelo rusa  Katia Elizarova en una entrevista concedida a “The Times” en la que narraba algunos remedios que empleaban algunas chicas para para parecer más delgadas que, por su truculencia, preferimos no reproducir aquí…

Sobre este particular, hay varios libros publicados que explican algunos menús típicos de las modelos, como el que publicó Cesar Casier, protagonista de alguna campaña de Armani, y que lleva por título “Model Kitchen”. En el mismo, y como no podía ser de otra forma, la mayoría de las recetas no contienen carbohidratos. Como quizás sepas, el último metanálisis disponible disponible (PLoS One. 2013; 8 (1) e55030) asocia a las dietas bajas en carbohidratos con un mayor riesgo de mortalidad, aunque pondríamos la mano en el fuego a que a “la jet set adelgazante” el susodicho estudio le va a parecer papel mojado…

Dado que no hemos tenido el (mal) gusto de deleitarnos con las recetas que famosos nombres de la moda como Milla Jovovich y Lily Donaldson han suministrado a este mozalbete, simplemente apuntaremos que sus recetas no pueden servir de “modelo”, sino justo lo contrario.

Un último apunte antes de dar por concluido el “desfile”: pese a que a ningún mortal en su sano juicio se le ocurriría comer pañuelos de papel, ya hay varios usuarios que han tecleado en Google lo siguiente: ¿cuál es el daño de comer kleenex para bajar de peso?, en algunas de sus muchas variantes, por ejemplo: ¿es malo comer papel?.

He aquí la respuesta: comer papel higiénico, kleenex o celulosa no aporta nada bueno al cuerpo, sino al revés: es motivo de gases y representa una amenaza para el intestino. Y todavía algo peor: puede llegar a conseguir que una persona pierda los papeles, hasta convertir su inteligencia en un producto de desecho, difícilmente reciclable...

Publicidad

Contenido relacionado