El plan detox en 5 días de “Comer o no comer”: hoy, la purificación de los excesos alimentarios

Actualizado: Mar, 02/02/2016 - 10:47

Tras la acogida que habéis dispensado a nuestro plan detox en 5 días, que iniciamos ayer dilucidando si el cuerpo necesita ayuda exterior para protegerse de las toxinas, hoy martes 2 de febrero, informamos de la segunda fase, a la que hemos llamado: la fase de CRUCERO (escrito en mayúsculas) para que un barco cargado de toxinas no se vaya a pique. En concreto, el smoothie “quema grasa” de sabor piña (y retrogusto a lechuga…) que tenemos hoy incide en la idea de que desintoxicar el cerebro es fácil y rápido.

Mito 2: Hacer una dieta “detox” es una forma rápida y fácil de compensar los excesos alimentarios

La idea de “tengo que hacer una depuración” siempre germina alrededor de los periodos vacacionales y demás fiestas de guardar. Los excesos del verano, de la Navidad o la Semana Santa y sus ayunos, son un caldo de cultivo (no depurativo) para caer en la trampa de las dietas detox. Pero seguir tales planes alimentarios no es realista ni sostenible en el tiempo.

Es muy probable que se pierda algo de peso de forma rápida. Lógico, si una deja de comer todo lo que comía con anterioridad y se pasa el santo día a base de caldos y zumos de verduras, pues es normal que pierda peso, solo faltaría (también lo perderías tomando peras limoneras o ensaladas).  Pero, con toda probabilidad, cuenta que recuperarás el peso perdido tan pronto como retomes tus hábitos anteriores (sobre todo, si éstos ya eran un desastre). Es el famoso efecto rebote o yo-yo de muchas dietas mal planteadas.

Los consejos de salud que funcionan de verdad se basan en hacer cambios a largo plazo que sean sostenibles, realistas, alcanzables y que se adapten a ti.

Si os habéis quedado con algo de hambre (es normal), os dejamos un par de artículos libres de toxinas:

Publicidad

Contenido relacionado