Publicidad

Cuidado con los suplementos que prometen mejorar la potencia sexual, pueden ser peligrosos para la salud

Actualizado: Jue, 22/10/2015 - 10:11

"¡Hombres, tengan cuidado! Los productos que se comercializan erróneamente como ‘suplementos nutricionales’ o ‘dietéticos’ que prometen mejorar el rendimiento sexual o aumentar la potencia sexual podrían contener fármacos ocultos u otros ingredientes no declarados y poner en peligro su salud”.

Así de categórica es la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) en su reciente comunicado Alternativas “completamente naturales” para la disfunción eréctil: una propuesta arriesgada

En ese texto -que también se puede consultar en su versión inglesa All Natural' Alternatives for Erectile Dysfunction: A Risky Propositionla FDA informa de que, tras experimentarlo en laboratorio, ha encontrado fármacos no declarados en, aproximadamente, 300 de estos productos. Esos fármacos no declarados pueden tener los mismos ingredientes activos que se encuentran en los medicamentos con receta médica aprobados por la FDA para el tratamiento de la disfunción eréctil, como Viagra, Cialis y Levitra, pero puede haber dosis excesivamente altas o combinaciones de ingredientes no declarados, siendo ambas circunstancias potencialmente muy peligrosas.

Por otra parte, no se trata ni de una situación nueva ni exclusiva a los Estados Unidos. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), por ejemplo, ya ha retirado diversos complementos alimenticios que prometen mejorar la actividad sexual al descubrir que contenían agentes farmacológicos no declarados en la etiqueta. De ello escribía el dietista-nutricionista Julio Basulto en Sorpresas ocultas en los complementos alimenticios explicando que en esos casos el fármaco detectado por los laboratorios de la AEMPS fue el sildenafito, el cual se utiliza para tratar la disfunción eréctil (vendido bajo las marcas Viagra, Revatio y otras) y “de ninguna manera debería aparecer en un complemento alimenticio, ya que es una sustancia que debe prescribir un médico tras sopesar bien pros y contras”, afirmaba Basulto. En otro artículo titulado ¿Puedo mejorar mi libido con la dieta? Julio Basulto abundaba en más cuestiones relacionadas con la salud y el sexo.

Pero volviendo al reciente comunicado de la FDA, según explica el farmacólogo M. Daniel Dos Santos, de la División de Programas de Suplementos Dietéticos de la mencionada agencia, los consumidores no pueden saber si tales productos están adulterados con fármacos no declarados porque sus etiquetas no muestran los ingredientes potencialmente peligrosos. “En cambio –añade Dos Santos– los consumidores pueden ser engañados para creer que estos productos son seguros porque su etiquetado sugiere con frecuencia que son alternativas ´completamente naturales´ o ´herbolarias´ a medicamentos con receta médica aprobados para el tratamiento de la disfunción eréctil”.

Este tipo de productos se puede encontrar en un “número alarmante” en internet y en tiendas minoristas, según añade el farmacólogo Gary Coody, coordinador nacional para investigar fraudes a la salud en la FDA, y en multitud de presentaciones como píldoras, cafés, gomas de mascar o tiras solubles orales. Coody abunda en que “algunos de estos productos contienen hasta seis ingredientes diferentes que se usan en los medicamentos de venta con receta médica aprobados por la FDA e ingredientes semejantes a éstos, que son fórmulas compuestas parecidas a los medicamentos. No sabemos qué peligro podría conllevar, porque estas combinaciones nunca se han estudiado antes de venderse a los consumidores, algo que éstos no sospechan”. A modo de botón de muestra se señala como muestra de la peligrosidad el caso de uno de esos productos adulterados que incluía 31 veces la dosis de prescripción de tadalafil (el ingrediente activo de Cialis), en combinación con dapoxetina, un antidepresivo que no está aprobado por la FDA.

Al no figurar los ingredientes en la etiqueta, se pueden producir interacciones peligrosas con medicamentos recetados por el médico que pueda estar tomando una persona. Por ejemplo –explica la FDA– tomar un producto que contenga sildenafil (el ingrediente activo del Viagra) además de ciertos medicamentos que suministren nitratos puede reducir la presión arterial a un nivel no seguro. Y sucede que a las personas con diabetes, presión arterial alta, colesterol elevado o enfermedades del corazón se les receta con frecuencia medicamentos que contienen nitratos, y los hombres con estas condiciones en general sufren de disfunción eréctil.

“Estos productos no son inofensivos o recreativos”, insiste Dos Santos, recordando que “un médico debe evaluar la condición médica general para saber si un medicamento en particular es seguro para quien lo tome. Si los consumidores están tomando productos que contienen fármacos no declarados, los pacientes son vulnerables a tener interacciones potencialmente graves de los medicamentos”.

 

Señales de alerta

Como rápida guía para no caer en esta peligrosa trampa, la FDA advierte que hay que tener cuidado con los productos del citado tipo que:

  • Prometen resultados rápidos (a los 30 o 40 minutos)
  • Se publicitan como alternativas a medicamentos expedidos con receta médica
  • Se venden en dosis individuales
  • Tienen etiquetas escritas principalmente en un idioma extranjero
  • Se publicitan mediante correos electrónicos no solicitados o spam
  • Tienen instrucciones y advertencias que se asemejan a otros productos aprobados

Publicidad

Contenido relacionado