Publicidad

Botticelli, da Vinci, Jesucristo, los reyes godos y otros señores explican nuestra veneración por la sal

Actualizado: Jue, 24/04/2014 - 09:38

@JulioBasulto_DN

Cuenta la leyenda (discúlpenme los científicos, pero no me negarán lo bien que queda empezar un texto así) que Venus, la diosa de la prosperidad, del amor, de la belleza y (ojo al dato) del sexo y de la fertilidad, ostentaba parte de sus poderes gracias a haber nacido en un mar salado, tal y como refleja el cuadro “El nacimiento de Venus” de Sandro Botticelli. Así lo detalló en 1996 el Dr. Ritz, perteneciente al Departamento de Medicina Interna de la Universidad de Heidelberg, en un recomendable texto (este sí, científico) titulado “Historia de la sal. Aspectos de interés para el nefrólogo”.

En un cuadro no menos conocido, “La última cena” de Leonardo da Vinci, el salero derramado augura un inminente desastre. De hecho, el mismísimo Jesucristo, en el Nuevo Testamento, se refiere a sus apóstoles como “la sal de la tierra”. Más tarde, el rey godo “Teodorico el Grande” dejó escrito (siglo VI) que “se puede vivir sin oro, pero no sin sal”. Incluso el nombre de varias ciudades proviene de la palabra sal, caso de Salzburgo, la ciudad natal de Mozart.

Y es que el aspecto “blanco, inmaculado, incorruptible e imperecedero” de la sal, tal y como reza un antiguo proverbio árabe, la ha convertido a lo largo de los tiempos en un emblema de la inmutabilidad, de la inmunidad y, así pues, de la inmortalidad. Diversos autores consideran que este valor simbólico es en buena parte responsable de la lucha del hombre por conseguir sal.

¿Sabían que el sodio (la sal es cloruro de sodio) fue aislado por primera vez en 1807? Lo hizo el químico británico Humphry Davy, un científico que se hizo tan famoso que las entradas para sus conferencias costaban en Londres más de 20 libras, lo que supone más de 1.400 de los actuales euros (¡quién los pillara!)

Hay muchísimas más historias que contar sobre el peso que ha tenido la sal a lo largo de los tiempos (que darían, incluso para un libro, como el titulado “Salt, Diet and Health” o, al menos, para una “ensalada”, palabra que también proviene de sal), pero no quiero aburrirles. Les reconozco que no sé cifrar cuándo empezó el hombre a venerar la sal. Pero sí sé dos cosas:

  1. Que seguimos idolatrándola. ¿Cómo se explica si no el éxito de la sal del Himalaya? No se pierdan, por cierto, el análisis que hizo el periodista Antonio Ortí sobre este tema en su extraordinario texto “¿La sal del Himalaya es tan supercaligrafilisticaespialidosa como Mary Poppins? Respuesta: no, Mary Poppins lo es más”.
  2. Que el déficit de sodio genera numerosos efectos adversos en diferentes funciones fisiológicas, y eso incluye a la fertilidad, lo que daría la razón a la diosa Venus. Necesitamos consumir sodio de una manera regular para mantener nuestras funciones fisiológicas. Es por ello que la lengua contiene receptores específicos para el sabor salado.  

¿Significa esto último que el ser humano está condenado a vivir cerca de un salero? Pueden ver mi respuesta en ¿Hemos de vivir cerquita de un salero?. Mientras tanto les recuerdo algo importante: es incuestionable que nuestro actual consumo de sal supera con creces los límites establecidos por las autoridades sanitarias (algo muy peligroso para la salud cardiovascular), como también lo es que buena parte de nuestros alimentos están hoy sobresaturados de sal.

P.D. No se pierdan esta interesante guía de compra que acaba de publicar Eroski Consumer: “Sal, el condimento en cuestión”.

~~~~~~~~~

Bibliografía

  • Michel AR. Sodium. Physiology. En: Benjamin Caballero (Editor). Encyclopedia of Food Sciences and Nutrition. 2n ed. Oxford: Academic Press; 2003. p. 5342-5345.
  • Pickering TG. The history and politics of salt. J Clin Hypertens (Greenwich). 2002;4(3):226-8.
  • Ritz E. The history of salt - aspects of interest to the nephrologist. Nephrol Dial Transplant. 1996;11(6):969-75.

Consulta a un experto

Dietistas-nutricionistas listos para ayudarte a crear los cambios necesarios para mejorar tu vida

Contenido relacionado