El origen del mito de que la fruta no es buena después de comer

Actualizado: Jue, 09/04/2015 - 09:27

Si en su momento informamos sobre la verdadera historia de la dieta de la alcachofa, que popularizara en su día la hija de la cantante Rocío Jurado (Rociíto), hoy le toca el turno a la estrafalaria idea de que la fruta fermenta en el estómago.

Pues bien, tenemos una última hora. Hablando sobre este tema con Giuseppe Russolillo, presidente de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN), nos ha hecho saber que el mito surgió en la década de los 70. “Por estos años –recuerda Russolillo– estuvo muy de moda una empresa norteamericana que se llamaba Peso Ideal que abrió sucursales en España y que fue muy popular”. Según relata el presidente de la AEDN, los empleados de Peso Ideal llamaban por teléfono a los interesados en adelgazar y les pedían una serie de datos. Posteriormente, esta empresa solicitaba por correo postal más información con la que preparaba a cada interesado una dieta encaminada a conseguir el peso ideal. “Esta empresa, siguiendo los consejos de los nutricionistas americanos, recomendaba algo que aquí en España no se hacía demasiado en los años 70´s: tomar una o dos piezas de fruta antes de las principales comidas, para no llegar con tanto apetito a ellas. Esta pauta preventiva –sigue contando Russolillo– acabó convirtiéndose en un mito dietético a medida que empezó a correr el rumor entre la gente de que si te tomabas la fruta antes de comer adelgazaba y que si lo hacías después engordaba y producía obesidad”.

Y así empezó todo…los rumores, las inexactitudes y las leyendas urbanas. Por ejemplo, desde hace casi diez años circula un PowerPoint donde un supuesto doctor llamado Víctor Javier Chávez Sánchez aconseja tomar “siempre” la fruta con el estómago vacío, ya que si no “fermenta” en el estómago. Al parecer, este hombre ha descubierto que cuando la cavidad estomacal está ocupada por carne o patatas y alguien comete la imprudencia de pedir fruta de postre, ésta queda “presa” en el vientre de forma parecida a como quedó atrapado Billy el Niño en Fort Summer. Es más, el tal Chávez, recomienda mandar su “lección magistral” a diez amigos (como suele ser habitual en las falsas cadenas solidarias…) porque un cardiólogo amigo suyo (cuyo nombre no cita) le ha hecho saber que tiene la certeza de que así “salvará al menos una vida” (sic).

Al parecer, cosa que no deja de sorprender, ninguna de las personas que ha mandado en España este PowerPoint a diez conocidos, ha reparado en que muchas amigas y amigos suyos toman fruta de postre cada noche y que no por ello acaban en las salas de Urgencia de los hospitales.

“En cambio, es completamente cierto”, confirma Russolillo, “que en los países mediterráneos llevamos tomando fruta de postre desde hace más de 400 años sin ningún tipo de problema”.

Otra cosa muy diferente es lo que sucede en diversos países anglosajones, donde no existe el hábito de tomar fruta de postre, dado que después de comer prefieren tomar flanes, pudding, tartas y demás cosas dulces, por lo que es posible –aunque no pasa de ser una mera especulación– que muy excepcionalmente si alguien se toma después de cenar una fruta, por ejemplo muy ácida, a la que su estómago no está acostumbrado, pueda sentir unas ligeras molestias. El problema, tal vez, es que cada vez comemos de forma más parecida a los ingleses y norteamericanos y cada vez menos fruta y verdura, como hacían nuestros padres y abuelos. Visto así, dar pábulo a este rumor no deja de ser una excusa autocomplaciente para pasarse directamente a las pastelitos, natillas, flanes, cremas y demás derivados lácteos.

Queda por resolver qué pasa si se come fruta después de comer carne o patatas, como advierte el PowerPoint del supuesto doctor Víctor Javier Chávez Sánchez. Escuchemos a Giuseppe Russolillo: “en realidad, una de las mejores cosas que se pueden hacer después de comer carne es tomar fruta, ya que mejora la biodisponibilidad de los minerales de la carne, entre ellos el hierro, algo especialmente interesante si se padece anemia”.

Publicidad

Contenido relacionado