Un estudio señala que para perder peso hay que desayunar a las 7:11, comer a las 12:38 y cenar a las 18:14

Actualizado: Dom, 15/11/2015 - 19:31

¿Realmente hay que desayunar a las  7:11 horas si lo que se pretende es adelgazar? Pues tal vez sí y tal vez no, porque a día de hoy no puede saberse a ciencia cierta, pese a que un reciente estudio realizado por investigadores de las universidades de Murcia, Harvard y Tufts ha llegado a la conclusión de que lo más determinante para adelgazar es la hora a la que se realizan las tres comidas principales del día.

Sin embargo, no se trata de una verdad absoluta, ni mucho menos, que la mejor hora para desayunar si se quiere perder peso sea un poco después de las siete de la mañana, pues hay muchísimos otros factores que influyen, empezando por la propia composición del desayuno. Lo que sí que es indiscutible es que se trata de un campo interesante en el que se trabaja desde hace años. En concreto, lo que se investiga es si la grasa humana expresa genes reloj capaces de poner en hora a otros genes importantes del tejido adiposo. No obstante, aunque se sabe, por ejemplo, que no es bueno cenar justo antes de irse a la cama, sino un par de horas antes, es extremadamente complicado individualizar los resultados y determinar que todas las personas del mundo mundial deberían de desayunar a las 7:11 en punto, comer a las 12:38 y cenar a las 18:14, como recientemente sugería Marta Garaulet, catedrática de Fisiología de la Universidad de Murcia, a “El Confidencial”, poco después de hacerse público el resultado de su estudio.

Hasta hace no tanto, casi todas las teorías de la cronoterapia habían sido extraídas de estudios epidemiológicos (basados en la observación), por lo que muchos expertos no las habían tomado en serio. Sin embargo, con el auge de la nutrigenómica, muchas de estas hipótesis (que en el pasado reciente han servido de pretexto para que algunas clínicas privadas carísimas comercializaran dietas milagro) han cogido brío.

Sin embargo, como la propia Garaulet admite, la idea de que las personas que comen después de las 3 de la tarde tienen más dificultades para adelgazar posteriormente, guarda relación con que muchas veces acostumbran a no desayunar y a dormir menos horas de las necesarias, lo que les lleva a engordar.

En este sentido, en “Comer o no comer” debemos de poner en cuarentena los resultados de la investigación con la que empezábamos pues se trata de un estudio observacional, lo que significa que los investigadores pidieron a los 420 participantes (todos seguían un programa de pérdida de peso de 20 semanas de duración) que registraran sus propias comidas. Así las cosas, aunque se trata de una línea de investigación sugerente, hacen falta estudios controlados y más determinantes para saber si tiene sentido ponerse el despertador a las 7 de la mañana para desayunar a las siete de la mañana con once minutos y cero segundos si lo que se quiere es perder peso.

Etiquetas: 

Publicidad

Contenido relacionado