Publicidad

Rumor: Para adelgazar basta con añadir alimentos sanos

Actualizado: Mié, 05/03/2014 - 08:41

Para disminuir la ingesta calórica no es suficiente con añadir alimentos “sanos”, sino, en primer lugar, dejar de comer alimentos superfluos muy calóricos.

@JulioBasulto_DN

Un tuit muy polémico del American Institute for Cancer Research ha llevado a que algunos foros de internet echen humo a raíz de la sempiterna pregunta: qué es antes el huevo o la gallina. O dicho de otra forma, ¿cómo hay que adelgazar: introduciendo alimentos “sanos” o dejando de tomar los superfluos?

Hace unas semanas, el reputado American Institute for Cancer Research (AICR) publicó un polémico “tuit”, que dejó patidifuso a más de un twittero. Veámoslo:

AICR @aicrtweets
To cut calories, don’t add veggies/fruits/whl grns. Choose instead of high-fat/high sugar foods. @KarenCollinsRD at @ASAging #aia13

En él, como se puede comprobar, leemos lo siguiente: “Para reducir tu ingesta de calorías, no añadas hortalizas, frutas o cereales integrales. Escógelos en lugar de alimentos ricos en grasas o azúcares”. 

No todo el mundo entendió la lógica de esta autoridad en prevención y tratamiento del cáncer. Por ejemplo, Gina Cosentino, a quien no tenemos el gusto de conocer, instó al AICR a que corrigiera el “no añadas” por “añade”.

Gina Consentino @politixgirl
That tweet was written oddly. “Don’t”? Do u mean “do”?
@airctweets @karencollinsrd @asaging

Pero el tuit no está mal. De hecho, está la mar de bien. Muchas personas piensan, erróneamente, que no es preciso que dejen de tomar alimentos superfluos para conseguir su salvación nutricional, sino que basta con que tomen media zanahoria cruda de vez en cuando, para que sus “carotenoides antioxidantes fitoquímicos” ejerzan mágicos poderes antienvejecedores y, sobre todo, adelgazantes. No funciona así. De hecho, tampoco funciona así en otras facetas de la vida. Si quitamos el polvo de las estanterías, pero tenemos los zapatos llenos de barro, la habitación no quedará lo que se dice “impoluta”. Mejor sería limpiar primero nuestros sucios zapatos, para luego dedicarnos al orden y concierto de la habitación. 

Así, para disminuir la ingesta calórica o para mejorar el perfil nutricional de nuestra dieta, no basta con “añadir” alimentos sanos, hay que dejar de tomar alimentos con muchas calorías. Una vez eliminadas las (muchas) calorías que nos aportan los alimentos superfluos (refrescos, bollería, repostería, helados, aperitivos salados, postres lácteos, salsas, bebidas alcohólicas, etcétera), en ese momento podemos empezar a plantearnos añadir frutas, hortalizas, cereales integrales, legumbres o frutos secos.

Posdata: Amplié esta cuestión en mayo de 2013, en el artículo denominado "¿Más frutas y hortalizas, o menos alimentos insanos?".

 

Etiquetas: 

Publicidad

Contenido relacionado