“La mujer a la que los médicos odian”, según un reportaje publicitario que últimamente aparece hasta en la sopa, toma Garcinia Cambogia

Actualizado: Lun, 19/05/2014 - 10:33

Una madre de Madrid, a la que odian los médicos, parece haber descubierto un remedio para adelgazar muy rápido y, para celebrarlo, se ha comprado un móvil
Un metanálisis del prestigioso investigador Edzard Ernst publicado en Journal of Obesity concluye que, aunque los extractos de garcinia cambogia generan pérdida de peso a corto plazo, la magnitud de este efecto es pequeña y no es significativa cuando solo se consideran los ensayos clínicos rigurosos
Otra revisión sistemática de la literatura científica concluye que la garcinia cambogia no tiene efectividad alguna para la pérdida de peso

En este anuncio pagado que publican algunas webs, revistas y televisiones se observan dos fotografías de la que parece ser la misma mujer. En la de la izquierda, se observa a una señora en bañador azul, por encima de su peso ideal, mientras que en la instantánea de la derecha ella luce espléndida, con una cinturilla de avispa y un busto que quita el hipo, mientras consulta un mensaje en su teléfono móvil. Un poquito más abajo se lee lo siguiente: “¡Madre de Madrid descubre un impactante secreto para adelgazar super rápido!”.

Así pues, de momento ya tenemos alguna cosa clara: la señora de la foto es una mamá que ha adelgazado espectacularmente y que, tal vez para celebrarlo, se ha comprado un móvil de última generación que no tenía antes. Bien, sigamos.

Cuando se hace click sobre la “madre de Madrid” se carga una página con un “reportaje especial” con este titular: “Cómo perder 14 kilos de grasa abdominal en tan sólo un mes con estas dos dietas depurativas usadas por las celebridades”. Así pues, es de imaginar, la señora madre de Madrid que ha estrenado móvil pesaba hace un mes 14 kilos más. He aquí la idea que de repente se abre paso en algunas mentes que están a disgusto con su cuerpo “¿Y si probara este método?”. Es entonces cuando entra en escena en el reportaje una periodista llamada Sophia Lopez (sin acento en la “o”…), de mediana edad y bien parecida: rubia, sonriente, con el cabello sedoso, con un vistoso collar a juego con la pulsera, en lo que parece ser un plató de televisión norteamericano.

Veamos a continuación adonde nos lleva el intrépido “periodismo de investigación” de Sophia Lopez (que en la foto de la derecha, del "reportaje especial" anteriormente enlazado, aparece con un bikini negro que, la verdad sea dicha, le queda muy bien…) y su afán por contrastar la información que comunica a sus lectores. He aquí el artículo del que (pensamos…) se siente sinceramente orgullosa:

(…) Madrid, España (Women's Diet) - En los últimos meses, nuestras lectoras han enloquecido con estos dos productos vendidos por Internet. Mujeres de todo el mundo los consideran la solución para reducir la grasa corporal. Estos productos han sido anunciados en numerosos y populares programas de televisión. 

Famosas han conseguido perder una gran cantidad de grasa sólo mediante estas dos dietas de depuración. Su doble efecto de depuración ha sido clínicamente probado. Limpia todas las sustancias nocivas del cuerpo y acelera el metabolismo sin dañar el sistema inmunitario. Sigue leyendo y descubre por qué hemos escrito este reportaje especial.

(…)Es probable que ya hayas oído hablar en las noticias de la popular Garcinia Cambogia. Son un tipo de bayas completamente orgánicas que crecen en la Selva Amazónica de Sudamérica. Debido a su alto contenido en antioxidantes, la bayas de Garcinia Cambogia ofrecen muchas ventajas. Si se toma en combinación con un limpiador intestinal potente, se convierte en una máquina quemagrasas. Si tu postura aún es escéptica, tranquila, no eres la única. Cuando oímos hablar de esta combinación para perder peso por primera vez, lo primero en lo que pensamos es que debía de ser la nueva dieta de moda.



Sin embargo, a medida que fuimos encontrando más y más historias de éxito, contadas por personas de todo el mundo, decidimos que valía la pena investigar un poco más esta tendencia para perder peso. Para nosotros tenía un interés especial, ya que toda esa gente no había alterado su estilo de vida de manera significativa.

Pues eso, que como sugiere el artículo, aceptamos el reto y “decidimos que valía la pena investigar un poco más en esta tendencia para perder peso”. De momento, apuntamos algunas de las palabras claves que usted debería vigilar a partir de ahora: “famosas” (de las que no se cita el nombre), “depuración” (en realidad, parece sugerirse, exceso de peso e intoxicación son la misma cosa…) “efecto clínicamente probado” (¿dónde?, por favor), “acelera el metabolismo sin dañar el sistema inmunitario” (¿para cuando el Premio Nobel?), “bayas completamente orgánicas que crecen en la selva amazónica en Sudamérica (lo que equivale a decir que son supernaturales, chachis y estupendas; en realidad, este arbusto crece, básicamente, en la India), “quemagrasas” (¿un soplete, tal vez?) “fuimos encontrando más y más historias de éxito” (es decir, es un secreto a voces que parece mentira que todavía usted no sepa…).

Si a todo ello se le suma una “madre de Madrid” (porque, claro, una buena madre se encarga de velar por su salud y la de su familia…) se entiende que los médicos (que, en el fondo, como todos sabemos, son unos envidiosos y no digamos ya los nutricionistas…), odien y critiquen a los que ponen en duda que la garcinia cambogia, el nombre científico (que siempre queda más creíble…) del arbusto llamado “tamarindo malabar” sea el remedio definitivo para lucir un aspecto envidiable en la playa.

A partir de aquí, seremos muy breves, pues lo importante ya se ha dicho. Este pequeño fruto verde, de aspecto parecido a una calabaza, vuelve a estar de moda para adelgazar, si bien estaba ya presente desde hacía años en las estanterías de farmacias, parafarmacias y herbodietéticas. Sin embargo, un metaanálisis dirigido por el prestigioso investigador Edzard Ernst,, publicado en 2011 en la revista Journal of Obesity, concluyó que, aunque los extractos de garcinia generan pérdida de peso a corto plazo, la magnitud de este efecto es pequeña y no es significativa cuando solo se consideran los ensayos clínicos rigurosos. En consecuencia, el uso de este complemento y su relevancia clínica es cuestionable. Una revisión llevada a cabo en 2012 por parte de Fabiola Márquez, Nancy Babio, Mònica Bulló y Jordi Salas-Salvadó (Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili de Reus) concluía que hay pocas evidencias para apoyar una posible efectividad o beneficios a largo plazo de la utilización de extractos de garcinia cambogia.

Los resultados anteriores no son inesperados: el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN) en su documento de 2008 sobre suplementos para la pérdida de peso, ya citaba una revisión sistemática de la literatura científica que evaluó los suplementos dietéticos utilizados como ayuda en la pérdida de peso (y eso incluye a la carcinia cambogia) en base a todos los estudios publicados (sin restricción de idioma) en las siguientes bases de datos: MEDLINE, EMBASE, Amed, Cinahl y Cochrane Library. Los estudios, además, debían cumplir con el requisito de ser aleatorizados y doble ciego (es decir, que ni el médico ni el paciente supieran quién pertenecía al grupo de control y quién al grupo experimental para eliminar cualquier sesgo subjetivo). El resultado fue que ninguno de los suplementos demostró efectividad alguna en la pérdida de peso, excepto los que contenían efedra sinica o efedrina, sustancias asociadas a numerosos efectos adversos. La conclusión de los autores fue: “no se puede recomendar ninguno de los suplementos estudiados”.

Por cierto, el documento de la GREP-AEDN fue coordinado por Julio Basulto, Eduard Baladía (ambos impulsores de “Comer o no comer”) y Maria Manera. Los tres velan por la salud pública, motivo por el cual (lamentamos comunicarles…) nunca serán ricos aunque, por el contrario, gozarán del respeto de muchas madres de Madrid y de otros tantos lectores que no quieren ser engañados con falsas promesas.

Bibliografía:

Publicidad

Contenido relacionado