Publicidad

“Comer o no comer”, un libro ante el que hay que quitarse el sombrero y hacer una reverencia

Actualizado: Mié, 19/02/2014 - 11:34

@JulioBasulto_DN 

Sé que a mi amigo y admirado Antonio Ortí, primer firmante del libro “Comer o no comer” (y cuyas coautoras son Ana Palencia y Raquel Bernacer, a las que está sinceramente agradecido, por haberle dado la oportunidad de escribir esta obra), no le va a gustar que suba esta breve reseña en esta página web. Lo sé porque con el tiempo he llegado a conocerle y sé que prefiere estar en el anonimato. De hecho, es la segunda vez que intento publicar esta reseña, porque la primera vez se negó en redondo con la excusa de que había libros mucho más interesantes que el suyo. Pero, en mi opinión (no tan humilde) es un crimen dejar pasar esta oportunidad, así que allá voy.

Existen muchos adjetivos que le vienen como anillo al dedo al libro “Comer o no comer”, como es el caso de “impecable” o “magistral”. Es, también, “nutritivo”, porque aumenta nuestros escasísimos conocimientos sobre el tema de la alimentación. Pero si hubiera que escoger un único adjetivo para definir este libro, ese sería “imprescindible”.

Tanto la población general como el profesional sanitario “tipo” suele ofuscarse en enfocar la dietética desde una única perspectiva, como sucede en la parábola india de los ciegos y el elefante. La historia relata cómo un grupo de ciegos toca el cuerpo de un elefante intentando percibir cómo es. Cada uno toca una parte, pero solo una (sus orejas, sus patas, su trompa, etc.). Al comparar sus informaciones, estas no coinciden en nada, lógicamente. Algo parecido ocurre en el resbaladizo campo de la alimentación humana, en el que los estudios discordantes no cesan de aflorar, debido a que los investigadores observan únicamente efectos aislados (Ej.: grasas saturadas y colesterol) y no las múltiples facetas de la nutrición humana.

La visión integradora de “Comer o no comer” es precisamente lo que lo convierte en imprescindible y que contrasta con cualquier otro texto conocido, trate o no de mitos de la alimentación. Revisa la etimología, la antropología, la literatura, la historia e incluso el folklore, y para ello se apoya en entrevistas realizadas a más de 50 expertos de muy diferentes ámbitos. Aunque la diferencia decisiva proviene de la pluma maestra de Antonio Ortí, esa que ha provocado admiración, y más de una carcajada, a quien ha tenido el placer de leer “Leyendas urbanas en España”, y que sigue dejando boquiabierto al afortunado lector de sus textos. Pluma que crea, en cada capítulo del libro, un planteamiento, un nudo y un desenlace, capaz de hipnotizar a cualquiera y de llevarle de la mano como un padre a su hijo camino a la noria.

“Mi intención al escribir ´Comer o no comer´ –me dijo un día Antonio Ortí– ha sido acercar la nutrición al gran público. ¿No te parece que los libros de nutrición están demasiado llenos de triglicéridos, pectinas y monosacáridos, Julio? A veces tengo la sensación de que muchos libros de nutrición se escriben para ser leídos por nutricionistas, cuando son los únicos que no necesitan aclaraciones de este tipo. Mi idea con este libro ha sido acercar la nutrición al gran público empleando el mismo método al que recurrían nuestras madres cuando nos daban de comer y nos decían, cuchara en mano, ´abre la boca que viene el tren´. Por eso he decidido recurrir a la etimología, a la antropología o la historia, para que el contenido sea más digerible”.

El libro permite, en este sentido, aprender a identificar engaños de todo tipo. Que los hay (y en constante aumento) en el terreno de la dietética. “Comer o no comer” es, en suma, mucho más que una recopilación de mitos, es una obra de referencia en nutrición humana y dietética, de lectura obligada para todo profesional sanitario, y de lectura totalmente aconsejable para quien disfrute leyendo, comiendo o conservando su salud.

Publicidad

Contenido relacionado