Publicidad

La FDA concluye ya que las grasas trans no son seguras para ningún uso en alimentación humana

Actualizado: Lun, 22/06/2015 - 10:00

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) avanzó en el año 2013 de modo preliminar que los aceites parcialmente hidrogenados (que son la principal fuente de grasas trans en los alimentos que las contienen) no son “generalmente considerados seguros”. Esa consideración preliminar ha pasado a ser definitiva en un comunicado reciente (16 de junio de 2015: FDA Cuts Trans Fat in Processed Foods). Con este paso al frente, la FDA resuelve definitivamente “que los aceites parcialmente hidrogenados no son generalmente considerados seguros para ningún uso en la alimentación humana”. La FDA ha anunciado, no obstante, un período de adaptación de tres años de duración para que la industria elimine gradualmente el uso de aceites parcialmente hidrogenados o solicite la aprobación para su uso en determinados casos.

La FDA explica que “está dando un paso para eliminar las grasas trans de los suministros alimenticios” y que con ello espera “reducir las enfermedades cardiovasculares y prevenir los miles de ataques cardíacos fatales anuales”. Esta decidida apuesta de la agencia estadounidense contrasta con la laxitud de las agencias de otros países, caso de la española, como expuso Julio Basulto en EE.UU. quiere vetar las grasas trans. España opta “por el buen hacer de la industria” y olé.

Y es que desde Estados Unidos la FDA no deja de insistir en que “la ingesta de grasas trans se ha relacionado con un incremento del riesgo de padecer cardiopatías coronarias, al contribuir a una acumulación de placa en el interior de las arterias susceptible de provocar un ataque cardiaco”.

Dieta y nutrición, claves para la prevención
La directora del Centro para la Seguridad Alimentaria y Nutrición Aplicada de la FDA, Susan Mayne, recuerda asimismo que “los estudios muestran que dieta y nutrición juegan un papel clave en la prevención de problemas crónicos de salud, como las enfermedades cardiovasculares” y explica que la acción emprendida para eliminar las grasas trans es paralela a otras muchas iniciativas de la FDA destinadas a mejorar la salud de los estadounidenses como, por ejemplo, la actualización de los requerimientos de información en las etiquetas de los alimentos que se comercializan en Estados Unidos que llevó a cabo la agencia a principios del 2014 (ver EEUU modifica las etiquetas alimenticias tras 20 años, para destacar las calorías, el tamaño de las raciones y los azúcares añadido).

Grasas trans industriales desde los años 50
Los aceites parcialmente hidrogenados, que –repetimos– son la principal fuente de grasas trans producidas industrialmente, han sido usados ampliamente por la industria alimenticia desde la década de 1950 con tal de incrementar la duración y el sabor de los alimentos procesados.  Se encuentran en numerosos alimentos de consumo muy extendido, como la bollería industrial, los congelados, los precocinados…y así hasta una larga lista (más información en Grasas trans, ¿dónde se esconden?).

Publicidad

Contenido relacionado