El misterio (sondable…) de la dieta del mango africano

Actualizado: Mar, 01/10/2013 - 14:43

Os recomiendo mucho el mango africano porque es un excelente quemador de grasas, aconseja la presentadora televisiva Cristina Tárrega en el blog que escribe en Hola
¿Por eso los negritos de África están tan delgados?, pregunta alguien en el programa “Sálvame” de Telecinco. ¡Claro!, responde el coach anti aging Pedro García
Pese a los disparates que circulan, miles de españoles, parece ser, han realizado este verano de 2013 la dieta del mango africano
A muchas de las personas que han realizado la dieta del mango africano les han ´mangado´ la salud y ´extraditado´ sus ahorros
Hoy día, conviene prestar más atención que nunca a las recomendaciones de las asociaciones de reconocido prestigio para no caer en las fauces de los charlatanes

Desde 2012 y, particularmente, en el verano de 2013, han sido muchas las personas que se han interesado por la llamada “dieta del mango africano”. Incluso alguna famosilla, como la presentadora Cristina Tárrega, se ha permitido recomendarla en “Sálvame”.

He aquí unos cuantos testimonios sobre la dieta “mangoafricana” extraídos de foros:

“¡¡Hola!! No hago más que encontrarme en internet con opiniones del famoso mango africano y todo el mundo parece estar contentísimo con los resultados. Estaba pensando en comprármelo. ¿Alguna lo ha probado?”, Isabella.

“¡Hola! Yo si lo he probado y me va que ni te cuento!! Ya he perdido 4 kilos en 3 semanas que llevo con él (…) La web que promociona el mango en el mensaje anterior (hermosafigura.com y africanmango.plus) tened cuidado que pide los datos de la tarjeta y te dice que te mandan muestras de mango por 5 euros y luego (…) te cobran sin tu consentimiento, vaya, que son un grupo de aprovechados, así que no caigáis, que he leído en internet que ya han timado a mucha gente”, Ana Moreno.

Veamos ahora lo que asegura una página (www.mangoafricano.com.es) que comercializa el producto:

(…) “El árbol que da origen al fruto de la dieta del mango africano crece en el África Occidental y Central, donde se le conoce como mango silvestre. El fruto de este árbol es valorado por los pobladores de la región y por sus propiedades para ayudar al organismo a reducir peso” (…)

“Su alto contenido en fibra hace que logre eliminar una gran cantidad de toxinas en todas aquellas personas que han seguido al pie de la letra la dieta del mango africano. En realidad, actúa como una fibra superpotente. Y, debido a eso, es muy eficaz con la disminución del colesterol, capturándolo para sacarlo de su cuerpo. Esta fibra es muy potente en la dieta del mango africano, ya que ayuda a perder peso de una manera natural y efectiva”.

Comprobemos a continuación qué ha escrito la presentadora televisiva Cristina Tárrega en el siempre “científico” y “contrastado” blog que publica en “Hola”:

“No sé si tuvisteis oportunidad de ver ayer mi sección en el programa “Sálvame”. (…) Pedro García, coaching anti-aging (sic) habló de las propiedades del mango africano y de un nuevo complemento alimenticio compuesto precisamente a base de este fruto. Os lo recomiendo muchísimo porque resulta un excelente quemador de grasa. Ahora entenderéis por qué. La clave está en que su principal componente es la Irvingia, un principio activo que resulta de lo más eficaz contra el exceso de peso precisamente porque influye favorablemente en una serie de hormonas que son las que segregan las células grasas (…) Si decidís probarlo debéis tomar una cápsula por la mañana y otra en la cena. Podéis conseguirlo en el teléfono 91 5632319. De precio está fenomenal, cuesta 40,70 euros, pero vienen 140 cápsulas que os vienen a durar dos meses y medio. Es un producto destinado a regular el metabolismo que no solo ayuda a bajar de peso sino que como decía antes regula dos hormonas que son las que segregan las células grasas (sic) de manera que cuando dejemos de tomarlo no tenemos que preocuparnos por el famoso efecto rebote” (sic).

Deleitémonos (o lloremos, eso ya cada cual…) a renglón seguido con alguna pregunta que le hicieron en “Sálvame” al “coach anti-aging” (sic) Pedro García:

(…) “¿Por eso los negritos de allí están tan delgados?” (se le pregunta en el plató al coach anti-aging Pedro García, probablemente asociando que el mango africano crece en Chad, Uganda y el Congo y que por eso deben de estar tan flacos por esos pagos, es decir, por seguir el régimen del mango africano, razonamiento no del todo desencaminado si por “dieta” se entiende pasar hambre…).

“¡Claro! ¡Porque tienen las hormonas completamente reguladas!”, responde el coach anti-aging Pedro García mientras en la parte inferior de la pantalla se lee el siguiente subtítulo: “El mango africano quita el hambre y la grasa persistente de áreas como el estómago, los muslos, las nalgas y las caderas” .

Observemos, finalmente, qué sucede cuando se hace click sobre la pestaña de una web titulada “Historias de éxito del mango africano” (que también reproduce youtube). He aquí lo que sentencia una mujer rubicunda que posa sonriente en paños menores para celebrar (cabe suponer…) su rutilante pérdida de peso:

“Es muy fácil de perder peso con el mango africano más píldoras de la dieta. No es necesario seguir la dieta estricta o pesados exercieses (sic). No hay necesidad de cambiar sus hábitos y actividades cotidianas”.

Pues bien, pese a todos los ingredientes citados (o, tal vez, a causa de ellos…), parece ser que muchísimos españoles han realizado este verano de 2013 la dieta del mango africano. En una reciente entrevista con el espacio “Tot és possible” de “RAC-1”, la propia Elisenda Camps, directora de este buen programa, reconocía la gran cantidad de oyentes que se habían puesto en contacto con la emisora este verano interesándose por esta dieta afro.

Ya para acabar, reproducimos el post que escribió hace unos meses una consultora de comunicación llamada María Morgado con el título “De dietas milagros y artículos falsos”:

“El otro día recibí un email de una persona bastante cercana. En él, me adjuntaba la url de este artículo, y me preguntaba si sería cierto lo que escribían, y qué opinaba sobre ello.

Bajo el título: “¿Receta dietética milagro o fraude? se plantea la experiencia de una redactora consumiendo un producto que combinado con otro, acelera la pérdida de kilos, volviéndote una sílfide en un tiempo irreal. Nótese si han leído el artículo que en el titular hay dos enlaces a la página donde se vender el producto: extremeafricanmango.

Después de leer detenidamente el artículo, le envié a un email explicativo a la persona que me pidió consejo, para que no vuelva a dudar en un caso cómo éste de si es verdad o mentira, explicándole por puntos por qué este artículo no era fiable:

-La fotografía de la redactora no parece real, sino sacada de un banco de imágenes.

-El número total de enlaces para comprar el producto es de 15, sin contar con las dos redirecciones explícitas al final del artículo para que los consumidores compren directamente.

-En la cabecera del artículo utilizan los logos de las televisiones más importantes del país, asegurando que esta dieta ha salido en todos los medios. Cuando pinchas esperando a que te lleve al vídeo donde se ve, te lleva (una vez más) a la web para comprar el producto. Sin haber empezado a leer el artículo, ya has recibido 3 redirecciones a la web del mango africano.

-La redactora tiene doble personalidad: firma como Julia Torres, pero, sin embargo, a la hora de responder a los usuarios en los comentarios, ya no se llama Julia sino Sonia.

-Usuarios CM: como se puede ver en el mismo pantallazo, también los usuarios que comentan ponen enlaces al sitio ¡Pero esto que es!: los usuarios más buenos y fieles de la marca del mundo...

-Dólares versus euros: en otro de los comentarios se habla de dólares. ¿No estábamos hablando de dietas en España? Lo siento pero no, aquí no hablamos en dólares, bastante tenemos con el euro.

-Un mismo redactor: los comentarios son todos escritos por la misma persona. Esto podemos advertirlo porque se usa el mismo lenguaje y tono en todos, además de que se repiten frases como “prueba sin riesgo alguno” para poder influir a la persona que haya llegado hasta allí y lo crea.

(…) En ocasiones, creemos que porque a nosotros nos parecen las cosas evidentes o perogrulladas a todo el mundo deben parecerle igual, y la realidad es que no es así (…). Por eso es tan importante ayudar y aconsejar enseñando siempre que podamos. Estoy segura de que la persona que me pidió consejo, tendrá mucho más cuidado la próxima vez que lea un artículo, y sabrá por sí misma identificar si es fiable o no”.

Por lo que toca a “Comer o no comer”, simplemente añadir que en el terreno de la salud pública sucede como en el de la arquitectura: lo que se construye (o repara) mal, acaba derrumbándose... Nadie en su sano juicio iría a buscar a un relojero para construir un rascacielos (a lo más que se podría aspirar es a que las obras acabaran puntuales…) ni se basaría en un rumor de Radio Macuto para reparar la grieta de un puente por el que circulasen 22.000 vehículos diarios. Por la misma regla de tres, nadie debería recurrir a rumores del calibre del mango africano para abordar un problema tan serio como la obesidad (hoy por hoy, una emergencia de salud pública sin precedentes).

¿Qué investigaciones rigurosas avalan los prodigios atribuidos al mango silvestre africano? No las busque, ya se lo decimos: ninguna. Pero si quiere comprobarlo, nada mejor que esta revisión sistemática, que contó con la participación de alguien que admiramos hasta el infinito, Edzard Ernst. El Profesor Ernst no solo tiene centenares de publicaciones científicas a sus espaldas, sino que maneja un blog (en el que cierto día habló del dichoso mango, y otros "anzuelos" similares) que es uno de los motivos que nos lleva a salir de la cama cada mañana. El caso es que la conclusión de dicha revisión sistemática, que evaluó el efecto del extracto de mango, denominado Irvingia gabonensis, es bastante explícita: su efecto sobre el peso corporal y los parámetros relacionados con dicho peso, no han sido probados. "Por lo tanto", termina, "no puede ser recomendado como una ayuda para la pérdida de peso".

¿Qué sociedad científica o sanitaria avala la dichosa dieta o el antedicho extracto? Ninguna.

¿Qué profesional reputado y reconocido, como los que se puede encontrar en el nuevo comité de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), indica que seguir mangoafricánicos preceptos sea efectivo y -ojo- esté exento de riesgos? Ninguno.

Tal y como indicamos en “La infraestructura de la charlatanería nutricional”, “hoy día conviene prestar más atención que nunca (y leer con el debido escepticismo…) cualquier recomendación dietético-nutricional, salvo si emana de entidades de reconocido prestigio”.

De ninguna de tales entidades emana ni emanará una recomendación “mangoafricana” salvo la resumida en estas tres palabras: no lo haga. Y es que esta clase de trolas genera confusión, deseduca a la población en lo relativo a la importancia capital de una alimentación saludable (características que puede consultar aquí), genera falsas expectativas y, lo que es peor, puede llegar a deteriorar su salud y a desanimarle.    

Así pues, no confíe en la dieta del mango africano porque es casi seguro que le “mangarán” la salud o le “extraditarán” sus ahorros.

P.D. (30 de septiembre de 2013). Deseamos agradecer a Eduard Baladia (@EBaladia) hacernos partícipes de la bonita revisión sistemática de Edzard Ernst.

Publicidad

Contenido relacionado